Blog

La verdadera dimensión de un tejado verde: mucho más allá de una estética llamativa

Los tejados verdes, también conocidos como techos verdes o azoteas verdes, son un elemento arquitectónico e ingenieril que ha ganado popularidad en las últimas décadas. Si bien, este recurso se ha empleado desde tiempos ancestrales: ¿o quien no tiene en su cabeza la imagen de los famosos jardines colgantes de Babilonia (600 a.C.)?

A nivel conceptual, son sistemas de construcción sostenible que implican la cobertura de la superficie de un techo con vegetación natural. Proporcionando beneficios ambientales al mejorar la eficiencia energética, reducir la escorrentía de aguas pluviales y promover la biodiversidad, al tiempo que añade valor estético y funcional a los edificios.

Perspectiva Arquitectónica

Así, desde el punto de vista de un arquitecto, los tejados verdes son una extensión más de la estructura del edificio. Y se han convertido en una característica muy extendida en construcciones modernas por varias razones clave:

> Estética: suman un toque de belleza y naturaleza a la arquitectura. La vegetación, que puede variar desde césped y plantas hasta arbustos y árboles, crea un ambiente visualmente atractivo y puede ser personalizado para que se adapte al estilo y la estética del edificio. Además, los tejados verdes pueden ser una continuación de jardines y espacios verdes, proporcionando áreas de relajación y recreación para los ocupantes.

> Integración con el entorno: son especialmente valiosos en áreas urbanas densamente pobladas, ya que contribuyen a la integración de la arquitectura en el entorno natural. Ayudan a restaurar el espacio verde que se pierde debido a la expansión urbana y fomentan la biodiversidad al proporcionar un hábitat para insectos, aves y otros animales.

> Mejora del aislamiento térmico: la vegetación actúa como una capa adicional de aislamiento térmico, ayudando a regular la temperatura interior y reduciendo la necesidad de calefacción y refrigeración. Esto se traduce en un menor consumo de energía y en ahorros a largo plazo para los propietarios.

Perspectiva Ingenieril

Los tejados verdes requieren un enfoque ingenieril meticuloso para garantizar su durabilidad y funcionamiento óptimo. Aquí hay algunos aspectos clave a considerar:

> Impermeabilización y drenaje: el sistema de impermeabilización es fundamental en los tejados verdes para prevenir filtraciones de agua y daños a la estructura. Deben diseñarse para resistir la exposición constante a la humedad y la carga adicional de la vegetación. Además, se deben incorporar sistemas de drenaje para evitar la acumulación de agua en exceso, lo que podría dañar la cubierta y la vegetación.

> Sustrato y vegetación: el sustrato en el que crece la vegetación debe ser lo suficientemente ligero para evitar una carga excesiva en la estructura, pero lo suficientemente nutritivo para permitir el crecimiento de las plantas. La selección de plantas adecuadas es esencial, considerando factores como la adaptación al clima local, el mantenimiento requerido y la apariencia deseada.

> Riego e irrigación: deben diseñarse para proporcionar la cantidad adecuada de agua a las plantas, evitando tanto el exceso como la escasez de riego. La automatización de estos sistemas puede ser esencial para garantizar el mantenimiento adecuado del tejado verde.

> Carga y refuerzo estructural: este sistema añade un peso significativo a la estructura del edificio, por lo que se requiere un análisis y refuerzo estructural adecuado para garantizar la seguridad. Se debe calcular la capacidad de carga de la estructura y diseñarla para soportar la carga adicional de la vegetación, el sustrato y el agua.

Como conclusión, podemos decir que los tejados verdes son un ejemplo perfecto de cómo la arquitectura y la ingeniería pueden unirse para crear soluciones sostenibles y estéticas. Desde la perspectiva arquitectónica, añaden valor estético y funcional a los edificios, mientras que, desde la ingeniería, requieren un enfoque meticuloso en cuanto a la impermeabilización, el drenaje, el sustrato, la vegetación y la carga estructural.

Es decir, los tejados verdes no solo son una declaración de diseño, sino también un paso hacia una construcción más sostenible y amigable con el medio ambiente en un mundo en constante cambio.

Para finalizar, y si tras leer este artículo, estáis decididos a instalar un tejado verde en vuestro edificio o instalación, os dejo un listado de los principales tipos que existen, para que podáis seleccionar el que mejor se adapte a vuestras necesidades:

 Existen varios tipos de tejados verdes, cada uno con sus propias características y beneficios específicos. A continuación, te proporciono una lista de los tipos de tejados verdes más comunes:

> Tejado verde extensivo: Este tipo de tejado verde es de bajo mantenimiento y generalmente consiste en una capa delgada de sustrato y vegetación resistente a la sequía, como sedum o musgo. Son ligeros y adecuados para techos inclinados.

> Tejado verde intensivo: Los tejados verdes intensivos son más profundos y permiten el cultivo de una amplia variedad de plantas, incluyendo arbustos, árboles y flores. Requieren un mayor mantenimiento y pueden funcionar como jardines en la azotea.

> Tejado verde semi-intensivo: Este tipo de tejado verde combina características de los extensivos e intensivos, con una mayor variedad de plantas que los extensivos, pero menos mantenimiento que los intensivos.

> Tejado verde inclinado: Se diseñan específicamente para techos inclinados y requieren sistemas de retención de sustrato y plantas resistentes al viento. Ayudan a controlar la erosión y la escorrentía del agua.

> Tejado verde biodiverso: Estos tejados están diseñados para fomentar la biodiversidad y pueden incluir elementos como hábitats para insectos, aves y otros animales.

> Tejado verde modular: Se construyen a partir de módulos prefabricados que facilitan la instalación y el mantenimiento. Son versátiles y se adaptan a diferentes diseños de tejados.

> Tejado verde invertido: En este enfoque, la capa impermeable se coloca sobre el sustrato y la vegetación, lo que ayuda a proteger el sistema de raíces de las plantas y proporciona aislamiento adicional.

> Tejado verde de placas solares: Combinan paneles solares fotovoltaicos con vegetación en el techo, lo que permite aprovechar la energía solar y los beneficios de un tejado verde.

> Tejado verde de contención de pluviales: Diseñados para retener y gestionar el agua de lluvia, ayudan a reducir la escorrentía y a recargar los acuíferos.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Contacta con Alquibarsa
¡Hola!
Podemos ayudarte en algo